CuencaEnLaRed
 
Facebook Twitter Youtube
 
 

 
 
Inicio > Gastronomía y platos típicos de Cuenca
 
 
Gastronomía y platos típicos de Cuenca
 
La gastronomía conquense destaca por la por la variedad y calidad de sus carnes, siendo las de cerdo y cordero las más utilizadas en la cocina para la preparación de calderetas, chuletas de lechal, chorizos y otras comidas especialmente asados. También debemos destacar la calidad en las piezas tanto de caza menor (perdiz, liebre.) como de caza mayor (jabalí, venado.) que son utilizadas para la elaboración de una gran parte de platos.

A parte de las carnes podemos encontrar otras comidas como las garbanzadas de bacalao y espinacas, que se suele preparar sobre todo en Semana Santa, gazpachos manchegos o excelentes truchas y cangrejos de los ríos conquenses.

Los platos típicos de la cocina conquense varían en la preparación y sus ingredientes según sean unos sitios u otros de la provincia, entre las especialidades destacamos:

Morteruelo: es una especie de puré cuyos ingredientes principales es la mezcla de varias carnes como codorniz, perdiz, cerdo, conejo o liebre entre otras, junto con hígado de cerdo, pan y diversas especias como tomillo y romero.

Zarajos: son las tripas de cordero de lechal bien lavadas y enroscadas en dos palos de sarmiento, se asan o fríen quedando crujientes por fuera.

Ajo Arriero: al igual que pasa con el morteruelo, la consistencia es parecida y se realiza a base de ajo, patata, huevo duro, bacalao y pan rallado, todo ello bien picado y triturado.

En cuanto a las bebidas, el resoli es la bebida típica por excelencia de Cuenca, licor de origen árabe que se elabora con café, aguardiente, canela en rama y piel de naranja o limón.

En la carta de postres encontramos dos postres a resaltar, uno es el alajú, herencia del paso del Islam por Cuenca, elaborado a partir de una mezcla hecha entre miel, almendras picadas y pan rallado, todo ello extendido sobre una oblea y cubierto por otra formando una torta. Y el otro son las Torrijas, hechas a base de rodajas de pan bañadas en leche y huevo y más tarde fritas, se suelen servir junto con un caldo preparado con leche, canela, piel de limón y otra serie de ingredientes o con miel...